LA MUERTE DE UNA ESTRELLA

José Manuel Martínez, profesor de música de Secundaria.

El pasado día 10 de enero de 2016 fallecía a los sesentainueve años el artista David Robert Jones, más conocido como David Bowie, tras una batalla de dieciocho meses contra el cáncer y haber publicado su último disco dos días antes de haber topado con la muerte.

Para quien no sepa quién fue David Bowie, podemos decir que fue un artista en todos los sentidos de la palabra, pues a lo largo de toda su vida ejerció, entre otras cosas, como actor de cine y teatro, así como de pintor y escultor, aunque destacó especialmente como músico de rock, actividad que le reportó otros quehaceres como la escritura, el canto, la danza y tocar varios instrumentos. Resumiendo, se trataba de un verdadero hombre del Renacimiento.

¿Pero qué ha aportado David Bowie a la música? ¿Por qué ha sido importante en este arte? Pues por varias razones. La primera de ellas, su larguísima y prolífica trayectoria musical, la cual ha dejado grandes hitos musicales a lo largo de sus cinco décadas de duración, como ‘Space Oddity’ (1969), ‘Life on Mars?'(1971), ‘Rebel, Rebel’ (1974), ‘Ashes to Ashes’ (1980), Let’s Dance (1983), ‘Thursday’s Child’ (1999) o el más reciente ‘Blackstar’ (2015), entre muchos otros.

No es el éxito de estas canciones donde reside la genialidad de Bowie, sino en la capacidad de asimilación, reinvención y creación de nuevos estilos, adelantándose generalmente a las corrientes musicales de su tiempo. Si escuchamos varios de sus discos o éxitos, veremos que cada uno de ellos presenta estilos completamente distintos, lo cual ha favorecido a su vez la influencia en otros artistas: desde Lou Reed hasta Lady Gaga, pasando por Iggy Pop, Madonna, Placebo o Alaska.

BOWIE 1

Bowie como Ziggy Stardust

Es ésta la razón por la que se le conoce también como el ‘camaleón del rock’, pues no sólo cambiaba de estilo musical o de imagen cada cierto tiempo, sino que cada cambio suponía generalmente la creación de un personaje, del cual se servía para dar a sus espectáculos un toque teatral. Son especialmente destacables los personajes de ‘Ziggy Stardust’, un alienígena que revolucionó la industria musical y el mundo entero con su rock proto-punk, su extravagante imagen andrógina y su naturaleza bisexual a principios de los setenta; y the thin white duke, un impecable caballero engominado y extremadamente delgado que, debido a sus polémicas declaraciones, pareció haberse escapado de la Alemania nazi.

Por otro lado, lo que más puede agradecer la música a Bowie es el acercamiento que, quizás deliberadamente, propició entre el arte de élite y el arte popular. En su música, letras y vídeos, son palpables las influencias de fuentes tan dispares como el rockero Little Richard y el crooner Frank Sinatra, la distopía de Orwell y el superhombre de Nietzsche, la escritura vanguardista de William Burroughs y el lenguaje más coloquial propio del argot adolescente, o el surrealismo en vídeos como el de ‘Where Are We Now?’ y el pop más directo en el de ‘Blue Jean’, creando una amalgama artística e intelectual jamás concebida.

Pero Bowie no fue sólo hombre de música y provocaciones. Podemos ir más allá y preguntarnos: ¿Qué ha aportado David Bowie al mundo? En primer lugar, la concepción

BOWIE 2

En su época de de “thin white duke”

del ser humano como ente libre en todos los sentidos, por encima del bien y del mal, de cualquier condición sexual, de cualquier idea política o de cualquier religión, de ahí el contraste de caracteres en los personajes a los que daba vida.

En segundo lugar, la capacidad de reinvención, adaptación y superación. Él mismo llegó a afirmar que si alguna vez hacía algo mediocre, se retiraría, y la verdad es que en ningún momento dejó indiferente al mundo con cada obra que presentó. Esto nos lleva a su última y más importante aportación: la felicidad y autorrealización a través del arte. En palabras de su productor, Tony Visconti, “la muerte [de David Bowie] no fue muy diferente a su vida, ambas fueron una obra de arte”. Y es que tal y como decía al comienzo de este artículo, estuvo haciendo música hasta el mismo día de su muerte.

Su single ‘Lazarus’ y su vídeo, el cual se publicó también apenas unos días antes de su deceso, ya nos daban una pista de que algo no iba bien. No obstante, nadie se percató de ello, puesto que supo ingeniárselas para independizar completamente su vida personal de la profesional, ocultando su enfermedad incluso a los músicos que formaban parte del musical que él mismo estuvo dirigiendo hasta principios de este mes, de ahí que su muerte pillara a todos sus seguidores por sorpresa.

BOWIE 3

Foto de David Bowie en 2014

Hay que estar hecho de otra pasta para saber que te queda poco tiempo de vida y aún así seguir trabajando hasta el final para dar al mundo lo mejor de ti, ¿y qué es lo mejor de nosotros sino nuestro propio arte, nuestra capacidad de mostrar al mundo entero nuestro mundo interior? Ésa ha sido la gran lección de Bowie, la capacidad de esfuerzo y superación incluso ante lo inevitable, que es la muerte, a la cual no tenía tampoco ningún miedo.

Es más, la acataba como otra etapa más. Su canción ‘Lady Grinning Soul’ lo demuestra con las siguientes palabras:

[…]

Touch the fullness of her breast

Feel the love of her caress

She will be your living end

Para concluir, no me gustaría dejar sin mencionar su última hazaña, y es que incluso después de pasar a mejor vida, ha conseguido alcanzar los primeros puestos de las listas de éxitos de Estados Unidos y del Reino Unido con su álbum Blackstar, un disco denso y bastante complejo. Es un logro que ningún otro artista difunto ha conseguido antes. En este caso, podemos afirmar sin duda que Bowie fue un artista que murió con las botas puestas, y parece que aún las lleva.

Anuncios